CASA MANU : Principal
facebook Twitter YouTube
INICIO QUIENES SOMOS ACTIVIDADES PROYECTO PUENTES VIH/SIDA DERECHOS COLABORE VOLUNTARIADO PRENSA FOTOS WEBMAIL

Informe de Unicef 2009: Ofrecer un tratamiento pediátrico

La infancia y el vih y sida

La situación

Todos los días, cerca de 1.000 niños y niñas menores de 15 años contraen el VIH, y ONUSIDA calculó que 2 millones de niños vivían en 2007 con el virus, de los cuales cerca de un 90% se encontraban en los países de África. La gran mayoría de estos niños contraen la infección antes de nacer, durante el embarazo, el parto o cuando la madre les alimenta con leche materna (si es portadora del VIH).

La progresión del VIH/SIDA es especialmente rápida entre los niños. Si no reciben atención y tratamiento, el virus se multiplica y destruye el sistema inmunitario del niño, lo que disminuye su resistencia a las infecciones, especialmente la neumonía y otras enfermedades infantiles comunes. Cerca de la mitad de los niños que han contraído la infección a través de sus madres mueren antes de cumplir dos años.

En 2007, ONUSIDA calculó que 270.000 niños menores de 15 años habían muerto debido a enfermedades relacionadas con el VIH. Gracias al descenso en el precio de los medicamentos, una mayor labor de concienciación, la incorporación de dosis fijas de combinaciones de antirretrovirales y una mejor previsión de las necesidades de medicamentos antirretrovirales para el tratamiento pediátrico, numerosos países han podido adquirir y distribuir antirretrovirales para los niños, así como adoptar otras medidas que se describen a continuación:

  • Es necesario que las mujeres en edad de procrear tengan acceso a servicios de prevención del VIH, incluidas las pruebas de detección. Para aquellos que ya han contraído la infección, es preciso adoptar medidas de prevención de la transmisión del VIH de la madre del niño para reducir los riesgos de infección de los recién nacidos. Los países de altos ingresos han eliminado prácticamente la infección por VIH debido a que las mujeres tienen acceso a intervenciones integrales de prevención de la transmisión.
  • La primera etapa de todo programa de atención consiste en establecer la entidad de los niños infectados. Es necesario vincular la prevención de la transmisión de madre a hijo a los programas de tratamiento del VIH en el marco de intervenciones por equipo dirigidas a la familia, a fin de conocer el mayor número posible de niños con VIH que necesitan atención. De la misma manera, en las poblaciones de alta prevalencia, las clínicas deberían administrar pruebas de detección del VIH a todos los niños enfermos y, para el conjunto de la población, a todos los hijos de adultos que se sabe que han contraído el VIH, en los centros de orientación y pruebas de detección voluntarias o los centros de tratamiento antirretroviral.
  • Es posible mejorar el acceso a las pruebas virológicas mediante la utilización de las gotas de sangre seca sobre un papel de filtro, con el objetivo de transportar las muestras recibidas en centros de salud aislados que no disponen de laboratorios.
  • Los niños con VIH deben tener acceso a los medicamentos antirretrovirales. La terapia antirretroviral es extremadamente eficaz entre los niños, incluso en los países de bajos y medianos ingresos. Estudios científicos y algunos programas han informado que las tasas de supervivencia superan el 80%.
  • El cotrimoxazol, un antibiótico de bajo costo que se administra a los niños expuestos al VIH, puede reducir el número de muertes causadas por las infecciones secundarias y otras enfermedades infantiles comunes, entre ellas el paludismo. Las directivas de la Organización Mundial de la Salud recomiendan actualmente que se administre profilaxis con cotrimoxazol a todos los recién nacidos de madres con VIH a partir de las seis semanas, hasta que se determine si ellos mismos han contraído la infección.
  • Como a los niños se les ofrece a menudo tratamiento en clínicas diferentes a aquellas donde sus madres reciben atención prenatal o han dado a luz, muchas veces no se detecta a los niños que han estado expuestos al VIH cuando acuden a recibir algún tipo de atención, como por ejemplo sus primeras vacunas. Varios países han comenzado a documentar el estado serológico de la madre en la tarjeta de salud del niño, a fin de que los agentes de salud pueden identificar a los niños que tengan necesidad de un tratamiento de VIH y de un apoyo complementario.

Los problemas

A continuación, las dificultades que presenta la ampliación de la escala de los tratamientos pediátricos:

  • La cobertura de servicios sigue siendo limitada. El acceso al cotrimoxazol y a un diagnóstico temprano es todavía insuficiente.
  • La mayoría de los países no tienen planes para ampliar estos servicios, lo que hace que sea difícil determinar el número de niños que viven con VIH o que tienen necesidad de un tratamiento a escala de país. Sin estos datos, resulta problemático fijar objetivos de tratamiento basados en la realidad o medir los progresos alcanzados para intensificar la cobertura del tratamiento.
  • Todavía queda mucho por hacer a fin de eliminar verdaderamente las disparidades que sufren los niños en materia de acceso a la atención y el tratamiento. En muchos casos, las próximas etapas consisten en intensificar y armonizar mejor las actividades y aportar a los gobiernos nacionales los mecanismos y las capacidades necesarias para marcar una diferencia apreciable en la vida de los niños.
  • A fin de intensificar la atención y el tratamiento del VIH, es preciso garantizar también que los niños tengan acceso a otras intervenciones relativas a la supervivencia infantil, como la vacunación, una buena nutrición, agua potable y saneamiento básico.

La función de UNICEF

La función de UNICEF consiste en proporcionar asistencia técnica y financiera a los países que elaboran planes estratégicos, a fortalecer sus capacidades de recursos humanos y a apoyar la aplicación de sus programas.

De acuerdo a la división del trabajo de las instituciones de las Naciones Unidas, UNICEF es el principal asociado de la OMS, la organización encargada de la atención pediátrica del VIH y de la asistencia y el tratamiento de los niños con VIH. UNICEF apoya también las actividades normativas de la OMS, especialmente la elaboración de tratamientos y de directivas relacionadas con el cotrimoxazol. La OMS y UNICEF dirigen conjuntamente el Equipo de Tareas encargado de la prevención del VIH entre las mujeres embarazadas, las madres y sus hijos, y su mandato ha sido ampliado para incluir la atención pediátrica del VIH, así como el tratamiento y el apoyo de los niños con VIH.

En colaboración con asociados importantes en la ejecución, UNICEF ha realizado misiones técnicas mixtas en los países para examinar la situación de los programas y realizar recomendaciones con el fin de mejorar el acceso de los niños y los adolescentes al tratamiento.

Updated: 6 August 2009
Fuente Unicef: La infancia y el vih y sida

MIEMBROS Y COLABORADORES
Donación Personal
de Pedro Porcel


Sitio de Argentina

Weiman 670 - Monte Grande (1842) - Buenos Aires - Argentina - Tel.: (054 -11) 4281-1116
Email: informes@casamanu.org.ar
Personería Jurídica: N° 1/111.040 | Entidad de Bien Público N°19748/02

Diseño Web
Norma Jara